Se encuentra usted aquí

Suscribirse a Sindicar

catalanes consolidan el “eco” como moneda de crisis en lugar del euro

Miles de ciudadanos del sur y este español están multiplicando las cooperativas de autogestión y autoorganización, donde se trata básicamente que la gente pueda alcanzar alimentación, salud y educación básica para sus familias, en el marco de una coyuntura que asfixia a buena parte de la población.

El “eco”, lo que más ha llamado la atención, es una “moneda libre” que no se imprime físicamente, sino que emplea un software en línea para gestionarse en cada transacción. Cada eco equivale a un euro y se estima que un asociado puede vivir con unos 150 ecos al mes como base esencial, lo que le permitirá comer y dar su contribución al servicio básico de salud.

El centro Aurea Social, está operando como foco de la Cooperativa Integral Catalana que atiende cada vez más a gente que vive al margen del sistema, basando su comercio interno y el abastecimiento de sus necesidades en la confianza mutua y el trabajo en el servicio cooperativo.

Los servicios más básicos atendidos y hasta pagados

Los adherentes pueden pagar desde con su moneda propia –el eco- hasta con trabajo comunitario e inclusive negociar con el vecino que necesita y pactar en trueque.

Con esas bases, operan un Centro de Autogestión Primaria de Salud, que es atendido por “facilitadores” de salud, que sin ser personal médico, están en condiciones de encontrar alguna solución a los problemas básico. Aún cuando no están graduados ni dan diagnósticos, “si alguien se rompe una pierna lo ayudan a llegar a la urgencia”, detalla Xavier Borrás uno de los primeros socios de la cooperativa.

Los padres también se organizan en una guardería que educa y cuida a los más pequeños, atendiendo que permiten a los demás ir a trabajar fuera del circuito.

Fuente: Lr21


Comparte esta noticia en: