Se encuentra usted aquí

Suscribirse a Sindicar

La salida de grecia del Euro no está descartada. El rescate pende de un hilo

El acuerdo alcanzado ayer tras 17 horas de negociación para que Grecia permaneciera en el euro fue solo un acuerdo para negociar un acuerdo. Todavía quedan muchas cosas que pueden ir mal: rechazo de los socios, bronca entre la troika, una nueva depresión, la caída de Tsipras o las revueltas callejeras podrían acabar con la unidad de la Eurozona.

Cualquiera que haya seguido la saga griega estará curado de espanto en cuanto a falsos amaneceres y promesas rotas desde que la crisis estallara en 2009 con el entonces primer ministro Yorgos Papandreu. Si la historia sirve como referencia, esta es una lista de todo lo que podría torcerse con el tercer rescate de Grecia.

Conseguir el 'Sí'

Grecia necesita dinero ya. Debe al Banco Central Europeo (BCE) unos 7.000 millones de euros antes de que termine agosto y ya es moroso con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al que ha impagado unos 2.000 millones de dólares.

Los ministros de Finanzas de la Eurozona están negociando las posibilidades de financiación para Grecia hasta que se llegue a un acuerdo final. Esto implica más negociaciones complicadas: "Está bastante claro que es muy difícil para cualquier estado miembro adelantar dinero fresco sin ninguna condicionalidad, básicamente dinero que ni siquiera sería un préstamo", asegura Alexander Stubb, ministro de Finanzas finlandés.

Además, el acuerdo del lunes debe pasar al menos por otros siete parlamentos, en un momento en que los políticos son muy escépticos sobre dar más ayuda a Grecia. El Bundestag alemán debe votar el viernes (suponiendo que Grecia apruebe todo lo prometido esta semana) y el acuerdo también debe superar la prueba de los parlamentos de Holanda, Austria, Finlandia y Eslovaquia.

Además, no se puede descartar que las discrepancias resurjan entre los acreedores. El FMI debe determinar si la deuda de un país es sostenible antes de aprobar más ayudas. En 2011, la insistencia de la institución capitaneada por Christine Lagarde en hacer la deuda griega sostenible, incluyendo la quita, ya retrasó el segundo rescate.

¿Implementarán el acuerdo los burócratas?

Desde la Comisión Europea, el BCE y el FMI se ha asegurado que buena parte de la responsabilidad del fracaso de los dos primeros rescates recayó en los burócratas griegos, que fueron incapaces de llevar a cabo los compromisos políticos.

La implementación podría ser peor incluso ahora, dado que el gobierno griego está liderado por un partido que se ha opuesto a las reformas de la Seguridad Social, la administración pública, el sistema fiscal, el código civil y los impuestos, todas ellas condiciones demandadas por los acreedores en el tercer rescate.

"La razón de ser de Syriza ha sido su posición en contra de la austeridad y las reformas pro-mercado, así como por abogar por la expansión del Estado", explica Hari Tsoukas, progesor de la Warwick Business School. "¿Cómo podra un gobierno aceptar un programa contra el que siempre ha protestado?".

¿Tiene Grecia 50.000 millones en activos?

El acuerdo de rescate exige a Grecia vender hasta 50.000 millones de euros en activos estatales. El probalemas es que ya lo ha intentado antes y ha fracasado. Después de cuatro años de intentos y cinco cambios en el gobierno, el país ha logrado solo 3.500 millones gracias a sus privatizaciones.

Más aún, los datos del Banco Mundial y el World Economic Forum muestran que Grecia es una de las economías menos atractivas de Europa. Los precios de los activos están deprimidos, sufre su peor recesión en más de medio siglo y no ha conseguido cumplir con los acreedores.

No extraña, por lo tanto, que los funcionarios directamente encargados de supervisar el programa de rescate griego digan que el objetivo de 50.000 millones es como mínimo "ambicioso".
Austeridad+Controles de capital = Depresión.

¿Qué pasa cuándo pides a un país hundido en una recesión, con sus bancos cerrados y controles de capital en marcha, que imponga más austeridad? Probablemente, una recesión más profunda, haciendo que reducir tanto el déficit como la deuda sean objetivos más difíciles de conseguir. No sería la primera vez que los acreedores dan unas previsiones de crecimiento sobre Grecia excesivamente optimistas.

El deterioro de la economía "significa que el actual gobierno, o cualquier otro, continuará enfrentándose a una enorme resistencia a la introducción de reformas a corto plazo", aseguran Wolfango Piccoli y Carsten Nickel, analistas de Teneo Intelligence.

La reacción griega

Los rescates anteriores se han visto trabados por la parálisis política. Grecia ha tenido cinco primeros ministros y ocho ministros de Finanzas desde el comienzo de la crisis y la inestabilidad política vuelve a resurgir.

Hasta 40 diputados de Syriza, junto al partido Griegos Independientes (socio minoritario de Gobierno), han dicho que rechazarán el acuerdo. Aunque Tsipras obtenga el respaldo del resto de partidos pro-europeos, la pérdida de su base podría provocar elecciones anticipadas en unos pocos meses. "Como muy mínimo, habrá cambios en el Gobierno", advierte el banco RBS. Está por ver que Tsipras pueda mantener una mayoría parlamentaria se mire como se mire lo que pueda pasar".

Mientras, las protestas continúan en las calles griegas. Y no se puede descartar una vuelta a 2012, cuando las manifestaciones eran diarias e incluían disturbios, lo que provocó un frenazo en seco del turismo y paralizó la economía.

Las últimas encuestas griegas muestran que el respaldo a la permanencia en el euro "a cualquier coste" es todavía mayoritario, pero cada vez menos. Si la opinión pública le da la espalda al euro, no hay nada que ningún gobierno pueda hacer mantener el país en la Eurozona.

Fuente: economiahoy.mx

Tags: 

Comparte esta noticia en: