Se encuentra usted aquí

Suscribirse a Sindicar

¿Una moneda paralela al euro en Italia?

Vuelve a coger fuerza la propuesta de algunos miembros importantes de la Liga, partido que gobierna en Italia junto al Movimiento Cinco Estrellas, que pretenden lanzar una divisa alternativa al euro (una especie de pagarés públicos) que se pudiera usar como medio de cambio.

Ya en su pacto de Gobierno a principios de 2018 se incluyó la esotérica idea de emitir estos mini pagarés a través del Tesoro para liquidar los pagos atrasados de la administración con los proveedores. Los expertos avisaron de que los denominados mini-BOT (por las siglas en italiano de Buoni Ordinari del Tesoro), se podrían convertir en una divisa paralela al euro y una forma saltarse las limitaciones de gasto y deuda impuestas por Bruselas.

Aunque la idea parece novedosa, lo cierto es que Silvio Berlusconi, líder de Forza Italia, ya propuso esta alternativa monetaria que contó con el apoyo de varios economistas italianos y profesores de universidad. Esa propuesta que se puso sobre la mesa en 2017 contó con el apoyo de la Liga y del Movimiento Cinco Estrellas.

Esta idea ha vuelto a tomar forma en los últimos días con un tuit de Claudio Borghi, uno de los asesores económicos más influyentes de la Liga en el que comentaba "imagina que todos los créditos fiscales individuales se convierten en minibots. Se desatascan miles de millones que en este momento están congelados, de repente se convierten en algo que podría gastarse. Un gran impulso para la demanda interna sin inconvenientes" explicaba Borghi.

La idea ganó enjundia la semana pasada después de que el parlamento italiano aprobase una votación pidiendo al gobierno que considere el uso de los mini-BOT como una forma de pagar sus deudas a los proveedores.

Polémica y falta de realidad

La introducción de lo que en efecto podría constituir una moneda nacional paralela socavaría la credibilidad del euro en Italia, Marcello Messori, director de la escuela de economía política europea en la Universidad de Luiss, explica al Financial Times que "el tema de los mini-BOT es una forma de facilitar la creación de una doble circulación monetaria ".

Riccardo Puglisi, economista de la Universidad de Pavía, explica que la propuesta es "una forma de facilitar la salida de Italia de la Eurozona". "Una divisa de curso legal solo puede crearse por ley, pero esto contravendría el tratado sobre el euro", según Lorenzo Codogno, ex economista jefe del Tesoro italiano.

El Banco de Italia ha rechazado este último matiz sobre la base de que "dado que no sería una moneda de curso legal, no violaría las disposiciones de los tratados europeos sobre la emisión de dinero". Codogno comenta que "aún así (sin ser legal), una vez en circulación podría convertirse en moneda de curso legal en el futuro".

Matthew Lynn, Director ejecutivo de Strategy Economics, explicaba en un análisis que "si estuviera apoyada por el Gobierno, tendría una presencia y credibilidad inmediatas: dado que el Estado italiano aporta el 40% del PIB, cerca de la mitad de la economía estaría operando con la nueva unidad monetaria desde el día uno".

"Asumiendo que se devaluara drásticamente respecto al euro, y asumiendo que la mayoría de salarios se pagaran en la nueva unidad, habría una devaluación competitiva inmediata respecto al resto de la Eurozona", explica este economista.

Los precios se fijarían probablemente en ambas monedas, como ocurre en las regiones fronterizas, provocando efectos inflacionistas en la nueva moneda. Pero la estabilización podría llegar rápidamente. "La devaluación podría recuperar la competitividad, y poner la economía en crecimiento de nuevo. Las grandes compañías podrían seguir usando el euro a nivel interno, así como los mercados financieros. Pero bien podría desvanecerse gradualmente de la vida cotidiana de Italia".

A modo de conclusión, este experto resume que "una moneda paralela sería una ingeniosa vía de escape. Puede pasar o no, y no conviene apostar a que existirá pronto. De ocurrir, el contenido dinamismo italiano podría desatarse muy rápidamente y a la primera señal de que la moneda se lanzara, los inversores inteligentes deberían comprar tan rápido como pudieran".

Sin embargo, las posibilidades de que esta medida salga adelante son más bien escasas. El propio Tesoro aseguraba el viernes pasado en un comunicado que "no hay necesidad de crear estos pagarés, no se están considerando medidas de ningún tipo para abordar los retrasos en los pagos de las administraciones públicas".

Fuente: El Economista


Comparte esta noticia en: