Se encuentra usted aquí

Suscribirse a Sindicar

Si Grecia sale del euro ¿cómo volver al dracma?

La posibilidad de que Grecia salga del euro dejó de ser un tabú para los economistas, que señalan la complejidad de volver a acuñar los dracmas mientras se controla el pánico social y la necesidad de volcarse después en las exportaciones y el turismo para relanzar la economía.

Apenas reintroducido, advierten, el dracma sufriría una devaluación bajo la presión de los mercados, motivo más que suficiente para provocar el pánico entre los griegos, que verían sus ahorros amputados de un 50% según varios estudios.

A la espera de una decisión sobre si permanecer o salir del euro, el dinero retirado de los bancos griegos alcanzó los 700 millones de euros el lunes. Una cifra que se suma a otra anunciada en febrero: 16.000 millones de euros procedentes de Grecia fueron colocados en cuentas en el extranjero desde 2009.

"Ya hay un movimiento de pánico", considera Pedro Videla, profesor de la IESE Business School de Madrid. "El país ya se está desintegrando social y políticamente", afirma. "Es muy probable, yo apostaría que va a salir del euro muy pronto", agrega.

El paso de la moneda europea a la antigua divisa debe hacerse, en su opinión, "de repente". "No sólo de un día para el otro, sino además en fin de semana: bloqueamos todas las cuentas, cerramos todos los bancos, nadie puede sacar dinero", sugiere.

También para Giuliano Noci, profesor del Politécnico de Milán, es imprescindible bloquear las cuentas para "evitar la fuga de capitales". "Es en cierto modo como una economía de guerra", afirma.

La otra estrategia posible, un retorno al dracma anunciado por adelantado, podría contribuir al pánico, considera.

A estas dos posibilidades, el instituto alemán Ifo agrega una tercera: que las cuentas bancarias sigan siendo en euros para evitar una fuga de capitales y la moneda común europea continúe en vigor.

Mientras tanto, los sueldos de los funcionarios se pagarían en dracmas, que serían también utilizados en las transacciones con el Estado, representando una masa crítica del 60% de los intercambios. Así, poco a poco el dracma se haría indispensable en el día a día, mientras que los bancos y los ahorristas estarían protegidos.

Erik Nielsen, del italiano Unicredit, tiene una opinión similar. Propone mantener el euro como moneda de cambio "hasta que empiecen las disposiciones formales de salida de la zona euro y de la UE".

Pero ¿dónde encontrar rápidamente tantos dracmas para reintroducir la divisa en el país?

"Todos los billetes de euros que hay en los bancos van a ser estampados con un sello: 'esto es un dracma, no es euro', o le van a quitar una esquina" para diferenciarlos, avanza Videla.

Porque "hay muy pocas empresas en el mundo que hagan billetes y monedas oficiales", señala Federico Steinberg, del Instituto Elcano de Madrid. E incluso si corre a cuenta de la fábrica de moneda griega "tardaría varios meses", añade.

Mientras tanto, "la transición sería bastante caótica y posiblemente aparecerían monedas informales alternativas o una vuelta parcial al trueque", afirma, recordando el 'corralito' argentino.

"Sería como volver a la prehistoria financiera: eso es lo que pasó en Argentina en 2001, y después de unos meses se restableció la situación", señala.

En el lado positivo, con una moneda débil el país volvería a ser barato, lo que atraería al turismo y le permitiría convertirse en un exportador competitivo para retomar la vía del crecimiento.

Pero "la deuda exterior en porcentaje del PIB se dispararía, ya que sería en divisas, y la inflación se dispararía también", advierte Paula Gonçalves Carvalho, economista del banco portugués BPI. Además, en Grecia, "no hay autosuficiencia en la mayoría de bienes esenciales", señala.

Habría que garantizar así que el aumento de competitividad no se viese anulado por la inflación, al tiempo que lo más lógico sería que el país "dejara de pagar" su deuda, según Videla.

Pero "esto significa que Grecia estará fuera del sistema financiero internacional por años", precisa.

A fin de cuentas "no pienso que la salida de Grecia del euro sea un desastre", estima Noci. "Los ejemplos de suspensión de pago y devaluaciones enormes de monedas en Argentina, Indonesia, Corea del Sur o Rusia demuestran claramente que este tipo de procesos, bien gestionados, no son un desastre", concluye.

Tags: 

Comparte esta noticia en:

Buenas a todos. Primero feicitarte por este blog. Soy seguidor suyo de hace varios meses. En este caso me parece que lo que ocurra es que en Grecia se haga una salida del euro por la puerta de atras lo mas pronto posible, y que se cumpla lo que bien comentas. Pero para los que tenemos unos minimos ahorros, nadie sabe lo que tenemos que hacer. Nos comentan abrir una cuenta en Alemania, y pasar allí el dinero, para estar a buen recaudo por si la moscas. ¿Vosotros que aconsejariais?. Creo que sería un gran problema que si tienes 10.000€ ahorrados, se te queden solo la mitad en pesetas de la noche a la mañana después de un largo corralito.

Obviamente, no seré yo el que desde este blog alimente la idea de fuga de capitales. Si todos hiciéramos lo que suguieres de abrir cuentas en Alemania o EEUU en dolares y migrar nuestros ahorros estaríamos puniendo las cosas más feas de lo que ya lo están e incluso provocando lo que nadie desea que es una vuelta a la peseta con todo lo que esto conlleva.

Hay opciones intermedias que es huir de los ahorros en post de inversiones "estables" que a la vez de contribuir a nuestra economía asegurarían en parte nuestros ahorros. Quizás me llames loco pero una inversión inmobiliaria o en acciones, a los precios que están es una opción a mi juicio bastante sensata. Hay empresas que cotizan por debajo de su valor contable y otras que ofrecen golosos dividendos, sólo hay que elegir bien y ver aquellas que tiene más de un 50 % del negocio en el extranjero para que un nuevo cataclismo económico no las tambaleen en exceso. Eso sí, esta es una opción a medio / largo rentable si los ahorros no se necesitarán de inmediato.

Otra opción quizás a más largo plazo, es la inversión en moneda de colección, con la crisis se han rebajado bastante los precios y sobre todo las piezas más raras se revalorizarán con el tiempo tomando como divisa por ejemplo al dolar. Si el Euro se disuelve o España se sale de la Eurozona siempre se podrán vender a otros países con la moneda Única o a coleccionistas americanos.

Otra opción muy comentada y que está llevando a una nueva burbuja es la inversión en Oro, en mi opinión los precios están llegando a máximos y dentro de unos años (pasado el torbellino económico) los que están comprando ahora se tirarán de los pelos. En todas las crisis mundiales, se ha dado una gran alza en los precios de los metales precios volviendo a precios más sensatos en años siguientes cuando se estabiliza la economía.